Los mejores trucos naturales para combatir el mal aliento

Scroll down to content

El mal aliento es algo mucho más que desagradable ya que se tiene una muy mala impresión de las personas que lo proyectan.
Este mal es causado por la halitosis, la cual puede ser oral o extraoral.

La Halitosis oral proviene de la propia cavidad oral y se debe principalmente (en un 41%) a la acumulación de biofilm oral (placa bacteriana) en la lengua. Aunque también puede estar causada por otras situaciones como: problemas periodontales, caries dentales, hábito de fumar, entre otras. Según múltiples estudios científicos, la Halitosis oral corresponde al 90% de casos.

Cuando la halitosis se origina fuera de la cavidad oral, se denomina Halitosis extraoral. Se debe principalmente a trastornos sistémicos, del tracto respiratorio superior/inferior, del sistema digestivo, así como enfermedades hepáticas o renales. Y ésta corresponde al 10% de los casos.

Para estos casos, sean orales o extraorales, existen los siguientes remedios naturales, los cuales te ayudaran a evitar el mal aliento hasta en un 100% dependiendo de su hábito de aplicación.

1

Agua tibia con limón

Las propiedades de alcalina que contiene el limón regulan el ph de la boca y es por ello que resulta útil para acabar con la halitosis.

Método de uso

Tomar un poco de zumo de limón y mezclarlo con una taza de agua tibia, luego tomas la bebida unos 15 minutos después de comer y luego cepillar los dientes de manera adecuada.

2

Enjuague bucal con clavos de olor

El consumo de clavos de olor por infusión puede contribuir a neutralizar el mal olor bucal y por eso en este caso, sugerimos utilizarlo como enjuague bucal.

Coloca los clavos en una taza de agua tibia para extraer el sumo de los clavos y luego si desea puede dejar enfriar para utilizarlo como enjuague o si prefiere lo puede hacer estando aún tibia.

3

Gárgaras con bicarbonato de sodio

Gracias a sus propiedades alcalinas y antibacterianas, el bicarbonato de sodio es uno de los más recomendados para el mal aliento y el cuidado de la boca.

No solo consigue neutralizar el mal olor bucal que dejan el ajo y la cebolla; adicional a esto, frena el crecimiento de algunas bacterias que pueden originar infecciones.

Diluye una cucharada de bicarbonato de sodio en media taza de agua, luego haz gárgara justo después de cepillarte.

 

Esperamos que el contenido desarrollado se de beneficios para cada uno de ustedes. No olviden compartir y dejarnos sus comentarios.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: